Heroes in the Fight: Meet Jorge


Latinos and Latinas bear a disproportionate burden of HIV, accounting for 20% of new HIV infections while representing only 16% of the total United States population. It’s a statistic that National Latino AIDS Awareness Day aims to change—and one that Jorge Zepeda works to reverse every day of the year.

“We celebrate Latino diversity,” says Jorge “Everybody is welcome.” As the manager of Latino Programs at San Francisco AIDS Foundation, Jorge coordinates Spanish-language services and weekly educational and support groups for HIV-positive and HIV-negative monolingual Latinos and Latinas and their families—folks who face huge barriers to health and wellness, he notes.

“Many people who come to Latino Programs have been mistreated or suffered discrimination because of their sexual orientation, or their HIV status, the way they look, the color of their skin, the language they speak,” Jorge explains, which prevents many from accessing resources for HIV prevention and health. He and his six-person team connect hundreds of individuals each year with the tools and services they need, from help filling out a job application to free HIV testing to  housing and benefits case management, regardless of immigration status.

Jorge has seen participants make amazing changes in their lives, and credits Latino Programs’ core values of diversity and equality for keeping people coming back. “At the beginning of every group, we start with these words: ‘We celebrate diversity, and everybody is welcome as equals. Everybody’s voice has the same value,’” he shares.

“People who live on the streets have told me, ‘I come here because I am treated well. I’m a person here.’” He adds, “Here, they feel at home.”

Jorge first encountered HIV stigma and discrimination in the late 1980s at the University of Mexico in Puebla, where he taught physiology and pharmacology and served as a union steward. “I was renegotiating the health care package for the janitorial and office support staff,” he recalls. “Some were diagnosed with HIV, and the university’s hospital didn’t want to admit them; doctors and nurses didn’t want to work with them.” Jorge researched medical law and fought for the staff’s access to treatment. “It was a very powerful experience that gave me the opportunity to learn how to deal with HIV—from a legal perspective, and in terms of access to care, education, and cultural competency.”

A licensed veterinarian in Mexico, Jorge hoped to pursue veterinary medicine after arriving in the United States, but his focus shifted when he moved in with friends in San Francisco’s Castro neighborhood in 1989. After watching close friends grow sick and die, he began volunteering with San Francisco AIDS Foundation.

One of his earliest projects as a volunteer was developing the first Spanish-language resource guide for people with HIV. Later he worked as a temporary employee for El Grupo de Apoyo Latino, the foundation’s support group that would one day expand to become Latino Programs.

More recently, Jorge partnered with San Francisco State University’s Center for Research and Education on Gender and Sexuality and the Universidad Autónoma de Zacatecas to produce Nuestras Mil Caras: Latino Sexual Rebellions, a beautifully illustrated collection of stories from Latino men exploring issues around disclosure of their sexual identity—to themselves and to their families.

“We wanted to offer tools for men to develop their insight about how to relate to other men in a healthy way, using cultural structures that they already know,” Jorge says of the collaborative project. And as with other facets of Latino Programs, diversity was key: “One of the core elements was to celebrate sexual diversity among Latino men.  We took shame and stigma out of the picture by celebrating Latino men as they are.”

Two decades into his career with the foundation, what does Jorge find most satisfying about his work? “I see how people become healthier,” he says. “People want the opportunity to be healthier, and we just facilitate that process. That’s super rewarding.”

To learn more about Latino Programs at San Francisco AIDS Foundation, visit them online or call (415) 487-8000. Have you seen Latino Programs’ impact in our community? Share your thoughts in the comments below.

Los latinos y las latinas cargan con un peso desproporcionado en lo que al VIH se refiere, representando el 20% de las nuevas infecciones por VIH, mientras que sólo componen el 16% del total de la población de los Estados Unidos. Esta es una estadística que el Día Nacional de la Concientización del SIDA en los Latinos intenta cambiar, y una que Jorge Zepeda se esfuerza por revertir todos los días del año.

“Celebramos la diversidad latina” dice Jorge “Todos son bienvenidos”. Con su trabajo como gerente de los Programas para Latinos de la Fundación contra el SIDA de San Francisco (San Francisco AIDS Foundation), Jorge coordina los servicios en Español y los grupos semanales de educación y apoyo para latinos y latinas monolingües VIH positivos y negativos y sus familias, personas que se enfrentan a enormes barreras relacionadas con la salud y el bienestar, hace notar Jorge.

“Muchas de las personas que llegan al Programas para latinos han sido maltratadas o padecido discriminación debido a su orientación sexual, a su estado de VIH, a su aspecto, al color de su piel, al idioma que hablan”, explica Jorge; lo que impide que muchos de ellos accedan a recursos de prevención y servicios de salud relacionados con el VIH. Él junto con su equipo de seis personas conectan a cientos de individuos cada año con las herramientas y servicios que necesitan, desde prestar ayuda para completar un formulario de solicitud de empleo, pruebas gratuitas de VIH, hasta encargados de casos (case managers) que prestan servicios para la vivienda y para la solicitud de beneficios, sin tener en cuenta su estado migratorio.

Jorge ha visto cómo los participantes han logrado cambios increíbles en sus vidas y piensa que es gracias a los valores fundamentales de diversidad y equidad de los Programas para Latinos, que la gente regresa. “Al comenzar cada grupo, empezamos con las siguientes palabras: ‘Celebramos la diversidad y todos son bienvenidos como iguales. La voz de todos y cada uno tiene el mismo valor’” nos cuenta Jorge.

“Personas que viven en la calle me han dicho, ‘Vengo aquí porque me tratan bien. Aquí soy una persona’”. Agrega, “Aquí se sienten en casa”.

Jorge conoció el estigma y la discriminación del VIH a fines de los ’80 en la Universidad de México en Puebla, donde enseñaba fisiología y farmacología y actuaba como delegado del sindicato. “Estaba renegociando los servicios de cobertura de salud para los empleados de limpieza y de apoyo administrativo” recuerda. “Algunos habían sido diagnosticados con VIH y el hospital de la Universidad no quería admitirlos; los médicos y enfermeras no querían trabajar con ellos”. Jorge se puso a investigar sobre las leyes de salud y luchó para que el personal pudiera acceder a tratamiento. “Fue una experiencia muy importante que me dio la oportunidad de aprender cómo lidiar con el VIH, desde una perspectiva legal, y en términos de acceso a la atención médica, educación y competencia cultural”.

En México Jorge era un licenciado en veterinaria, y pensaba continuar con la medicina veterinaria en los Estados Unidos, pero su enfoque cambió cuando se mudó a vivir con amigos en el barrio del Castro de San Francisco en 1989. Después de observar a amigos cercanos enfermarse y morir, comenzó a trabajar como voluntario en la Fundación contra el SIDA de San Francisco.

Uno de sus primeros proyectos como voluntario fue desarrollar la primera guía de recursos en español para personas con VIH. Más adelante trabajó como empleado temporario para El Grupo de Apoyo Latino, el grupo de apoyo de la fundación que más adelante se convertiría en los Programas para Latinos.

Más recientemente Jorge trabajó junto al Centro de Investigación y Educación sobre Género y Sexualidad de la San Francisco State University y junto a la Universidad Autónoma de Zacatecas para producir Nuestras Mil Caras: Latino Sexual Rebellions, una bellísima colección ilustrada de historias de hombres latinos y su exploración de temas relacionados con la divulgación de su identidad sexual, a ellos mismos y a sus familias.

“Queríamos ofrecer herramientas para que los hombres pudieran desarrollar su conocimiento personal sobre cómo relacionarse con otros hombres de manera saludable, utilizando estructuras culturales que ya conocían”, dice Jorge acerca del proyecto colaborativo. Y al igual que con otros aspectos de los Programas para Latinos, la diversidad fue esencial: “Uno de los elementos principales fue celebrar la diversidad sexual entre los hombres latinos. Al celebrar a los hombres latinos tal como son, quitamos la vergüenza y el estima de la ecuación”.

Después de dos décadas de carrera con la fundación, ¿Qué es lo que Jorge encuentra más satisfactorio de su trabajo? “Veo cómo la gente es cada vez más sana”, dice. “Las personas quieren la oportunidad de ser más saludables, y nosotros simplemente facilitamos ese proceso. Eso es muy gratificante”.

Para aprender más acerca de los Programas para Latinos de la Fundación contra el SIDA de San Francisco, visítenos en línea o llame al (415) 487-8000. ¿Ha observado el impacto de los Programas para Latinos en su comunidad? Comparta sus ideas y comentarios abajo.


Heroes in the Fight

 

Don't Miss Out

Get articles like this one every month, in your inbox, with the latest news from San Francisco AIDS Foundation
   Please leave this field empty
 

Changing Lives